Gstaad Palace
Gstaad PalaceGstaad PalaceGstaad PalaceGstaad PalaceGstaad PalaceGstaad PalaceGstaad PalaceGstaad PalaceGstaad PalaceGstaad Palace

Historia del Gstaad Palace Hotel Switzerland


La construcción del Gstaad Palace empezó en 1911. En 1913 inauguración del ROYAL HOTEL, WINTER & GSTAAD PALACE, GSTAAD. Muy moderno para su época, sus 150 habitaciones contaban ya con 50 cuartos de baño privados, electricidad y 6 cabinas telefónicas.

La Primera Guerra Mundial  trae tiempos difíciles debido al cierre de las fronteras y a la escasez de clientes.

Los años dorados veinte (1920–1930) fueron años favorables para el Gstaad Palace. El hotel tiene mucho éxito y se vuelve cada vez más conocido.
 
Después del crac de la bolsa de Wall Street de 1929, la recesión económica mundial alcanza también a Suiza y el hotel recibe menos huéspedes que además gastan poco.
 
En 1936, el capital social de la compañía ROYAL HOTEL, WINTER & GSTAAD PALACE, GSTAAD se reduce. Hay que sanear las finanzas de la empresa.

En 1938 el Sr y la Sra Scherz-Bezzola toman posesión como directores del hotel. Anteriormente habían ocupado este cargo en el Hotel Carlton de St. Moritz.

Con la Segunda Guerra Mundial vuelven a cerrarse las fronteras, la mayoría de hombres están en el ejército, la comida está racionada y solo llegan unos pocos huéspedes muchos de los cuales son refugiados en Suiza. La Sra Scherz cultiva el huerto del Gstaad Palace, cría gallinas y dirige el hotel prácticamente sola ya que su marido está enrolado en el ejército suizo.

El principal accionista del Gstaad Palace, muy desanimado por la situación, decide vender en 1947. Ernst Scherz no puede reunir el dinero exigido en 24 horas. Un industrial alemán compra las acciones y quiere convertir el hotel en un lugar de reposo para trabajadores enfermos o jubilados de su fábrica. Con la ayuda de muchos amigos y relaciones varias, Ernst Scherz consigue volverle a comprar las acciones.

Con los años, Ernst Scherz pudo comprar poco a poco las acciones de otros accionistas, la sociedad nunca dio dividendos. La familia Scherz empieza a mejorar el hotel con pocos medios y mucha inspiración. Músicos famosos de la talla de Maurice Chevalier, Louis Armstrong y Ella Fitzgerald actúan en las noches de gala.

Se renueva todo el hotel, se añaden cuartos de baño y se modernizan las instalaciones técnicas. A menudo los clientes del hotel son famosos  y muchos comprarán chalets o apartamentos más adelante en Gstaad.

Tras dirigir el Gstaad Palace durante más de 30 años, el Sr y la Sra Scherz-Bezzola consideran que ha llegado el momento de pasar el testigo y en 1968, su hijo Ernst Andrea y su mujer Shiwa tomarán el relevo.

Ernst A. Scherz siguió una formación típica de hotelero suizo: Escuela Hotelera Empresarial de Lausanne y prácticas como camarero, cocinero y recepcionista en los principales hoteles de Europa, un curso intensivo en la Cornell University, seguido de otras prácticas en el Swiss State Hotel Bank y en la Mövenpick Restaurant Company. Antes de regresar a su país, Ernst A. Scherz trabajó para el Aga Khan en su complejo de Costa Esmeralda, en Cerdeña, como responsable de marketing de cuatro hoteles.
 
En los años 70 se llevaron a cabo importantes proyectos en el Gstaad Palace: una fabulosa piscina interior con luz artificial y con música dentro del agua, una discoteca, nightclub –el famosísimo GreenGo-,  y un centro de salud y bienestar con saunas y salas para masaje.
 
En los siguientes años se construyeron el Palace Residence, el pequeño Chalet Shiwa y una casa para el personal, el Chalet Marmite.

En 1986 hubo nuevas transformaciones: se abrió La Grande Terrasse, con el mayor baldaquín electric de Suiza, y una nueva sala de reuniones, la Salle Piero. En 1989, se construyó el Chalet Vapeur para el personal con más de 50 apartamentos de los cuales el Gstaad Palace es propietario de 15.

En 1990 hubo otras innovaciones: una nueva entrada al hotel con un garage subterráneo de dos plantas para 80 plazas, una elegante entrada al hotel, ampliación de las cocinas, una sala para los equipos de esquí, una tienda de deportes, una boutique y un nuevo servicio de habitaciones centralizado encima de la cocina principal, conectado con las plantas por un ascensor montacargas. También quedaron reorganizadas las zonas de almacenamiento y de entrada de mercancías.

En 1991 se inauguró el magnífico salón de baile Grand Ballroom así como la Salle Baccarat, para 250 huéspedes sentados para cenar o para 350 personas en modo teatro.

Entre 1995 y 1996 se construyó el nuevo complejo Gstaad Palace residence, Les Chalets du Palace conectado directamente con el hotel. Cuenta con garage subterráneo propio. Son doce apartamentos de lujo, la mayoría de ellos se han vendido y algunos se alquilan. Los residentes de Les Chalets du Palace gozan de los mismos privilegios y servicios que los huéspedes del hotel.
 
Tras cursar estudios en la Hotel Management School de Lausanne y después de varios períodos de formación y empleos en Suiza y en el extranjero, Andrea Scherz empezó a trabajar en la empresa de su padre como jefe de recepción en 1996. Casado con Laura Antoniades en 1997, ambos se unen a la dirección del Gstaad Palace.

En el 2000, se construye e inaugura la espectacular Penthouse Suite en la azotea del hotel (tres dormitorios, salón y comedor, cocina, terraza panorámica con Jacuzzi and sauna en la torre). El Director General, Sr. Hansruedi Schaerer se jubila después de 43 years of service en el Gstaad Palace.

Andrea Scherz es nombrado Director General el 1 de enero de 2001.

Thierry Scherz se licencia en Derecho. Es el responsable de las Cumbres Musicales -Sommets Musicaux de Gstaad-, el nuevo festival de música clásica que se celebra a finales de invierno. En 2002 es elegido miembros de la Junta Directiva de la Gstaad Palace Company.

A raíz del éxito fulminante de la Penthouse Suite, se construyen dos lujosas Tower Suites más en la torre del hotel.

El popular restaurant La Fromagerie se amplía y se moderniza su cocina.

En 2003, el bar Grill Room vetusto de 45 años así como el restaurante Sans Cravate se transforman en un nuevo centro gastronómico del hotel: un grill-rotisserie en el que los Chefs trabajan a la vista con las brasas, el muy conocido Bar du Grill para cócteles y comidas – todavía con música en vivo para bailar y Gildo‟s, un restaurante italiano que lleva el nombre del primer Maître del Gstaad Palace.

En el año 2007, después de 15 meses de obras, el Palace Spa queda ampliado en 1.300 m2. Dispone de una decoración lujosa y auténtica, de vistas impresionantes y de todas las instalaciones que uno puede esperar en un centro de wellness extraordinario.

Junto a este proyecto, debajo de las pistas de tenis, se construye un garaje subterráneo de 54 plazas para los empleados.

Se calcula que desde que la familia Scherz es propietaria del Gstaad Palace, se han invertido unos 90 millones de francos suizos en ampliaciones y mejoras aparte del mantenimiento habitual de un Palace.

Print page